Primer conversatorio de campaña #NoMasCiberBullying trató el “poder de los likes” en los jóvenes

Santiago, agosto de 2018.- Con el tema “el poder de los likes”, comenzó el primero de los cuatro conversatorios de la campaña #NoMasCiberBullying, que busca concientizar sobre las complejas consecuencias de este tema en jóvenes en edad escolar.

La campaña es liderada por la Fundación Summer (creada en honor a Katy Winter), el Ministerio de Educación – a través de la Seremia Metropolitana-, Starbucks Chile y fundaciones privadas.

Emanuel Pacheco, padre de Katy Winter, destacó la “muy buena acogida que tuvo el primer conversatorio, con más de mil personas que nos estuvieron acompañando vía streaming. Es un buen punto de partida, porque el interés seguirá subiendo en los próximos tres conversatorios”.

Durante la primera jornada, se trataron temas como el efecto de la dopamina en los jóvenes y sus principales reacciones conductuales; la importancia de la conciencia acerca de la identidad virtual y la huella digital; el poder de las selfies en los jóvenes y las aplicaciones más adictivas.

La instancia contó con la participación de Daniela Henríquez de la Fundación Efecto Mariposa, Pablo Christiny de Nativo Digital, Felipe Flores de Dialogando y Alvaro Jeria, psiquiatra del Centro Nevería. Este último se refirió a los efectos neurológicos y posibles reacciones conductuales tras un “me gusta”. Aseguró que “no es que la tecnología sea negativa, pero tiene muchas trampas. En las redes sociales posteo mis highlights, y no es tan habitual publicar cosas más tristes o no tan maravillosos. Pero, la vida de todos tiene momentos buenos y malos, y el problema es que esa comparación que se da en las redes puede ser la fuente de sensaciones de angustia, o de sentirse desplazado, o puede originar el desarrollo de patologías de salud mental”.

El facultativo insistió en que “los likes producen una descarga de dopamina, que estudios demuestran que son prácticamente iguales a lo que vemos en adicciones a sustancias químicas. Se activan todas esas áreas de recompensa, pero de una forma bastante tramposa debido a que el like puede ser infinito, entonces se pueden generar dinámicas en que las personas queden absolutamente prisioneras de buscar ese refuerzo positivo en los otros. Esto tiene una base neurológica bien clara: se activa el sistema recompensa, pero se activa de una manera anómala porque nuestra realidad como seres humanos no está construida para que haya refuerzos con tanta rapidez en una poca unidad de tiempo”.

La huella digital

En tanto, Daniela Henríquez, de la Fundación Efecto Mariposa, se refirió a la huella digital. “Desafortunadamente los chicos suben mucha información y no recuerdan que esta queda en algún lugar. Por más que elimines tu cuenta, las compañías ya lo saben todo y así pueden hacer negocios, perfilamiento de personas, etc”, dijo. Según explicó la experta, con 5 likes las empresas nos conocen como nuestros vecinos, 50 likes como un amigo y 100 como nuestros padres.

Agregó que “hay una trampa muy complicada porque el joven puede pensar que en los likes tiene este refuerzo infinito, del que no siempre son tan conscientes y por ello, tienen que esforzarse para conseguirlo y si no lo hacen, es decir, si tienen pocos likes, puede venir una sensación de fracaso, de ser desplazado o de no pertenecer. La tecnología no es la mala en sí misma, es la forma en que nos vinculamos con ella”, continuó.

Pablo Chrtiny, de Nativo Digital propuso que hoy en día la tecnología permite conocer el mundo, comprender el entorno o resolver dudas y que, por ende, actúa como un agente de culturización. “Hoy la tecnología se presenta como un espacio al que puedes acceder a saber, pero también esta genera un espacio virtual en que puedes definir una identidad digital. Puedes decidir cómo eres en este espacio, lo que te da ciertas libertades al configurar tu perfil, pero eso puede tener una disociación con la realidad. Eso podría producir malos hábitos que hoy conducen a los problemas que enfrentamos como ciberbullying, sexting, entre otros”, explicó.

Para finalizar, Felipe Flores, de Dialogando, se refirió a la responsabilidad que tienen los padres en la generación de un perfil online de sus hijos. “Los padres pueden crear una identidad digital a sus hijos, incluso antes de que ellos tengan conscientes de que ya tienen una identidad. Los papás tienen que estar conscientes antes de publicar algo de sus hijos, ya que esto puede afectar al futuro del niño. Por tanto, hay una responsabilidad del adulto, y desde ahí se puede dar el ejemplo”, sostuvo.

Próximo conversatorio

El próximo jueves 6 de septiembre a las 19:30 horas, se realizará el segundo conversatorio, que tratará el tema de la convivencia escolar. Durante cita, se tratarán temas relacionados a cómo los jóvenes se relacionan entre sí en entornos educativos; El poder de la influencia de sus pares y las mejores prácticas para el trabajo de los colegios para manejar el CiberBullying.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *