Tercer conversatorio: La relevancia del testigo

Tras dos primeros conversatorios centrados en el poder de los likes y la convivencia escolar digital, el pasado miércoles 12 de septiembre, los expertos agrupados en la campaña #NoMasCiberbullying centraron la discusión en torno a la relevancia del testigo.

La campaña es liderada por la Fundación Summer (creada en honor a Katy Winter), el Ministerio de Educación – a través de la Seremia Metropolitana-, Starbucks Chile y fundaciones privadas.

Es así como los expertos se refirieron a la la importancia de un tercero, de un amigo o de cualquier tipo de testigo para quebrar o perpetuar las dinámicas del bullying.

Josefina Cáceres, psicóloga del Instituto Psiquiátrico José Horowitz, en el que están formando un policlínico trans, recalcó la relevancia de formar jóvenes capaces de protegerse a ellos mismos y de construir redes protegidas.  “Es importante destacar cómo el entorno ayuda o no a setear prejuicios. Este proceso de trabajar con población trans se inicia hace 4 años, y lo que nosotros queremos es generar gente joven fuerte, capaces de poder sobrellevar esa carga que van a vivir en algún momento de sus vidas. Estos chicos son muy maltratados, hay prejuicios que existen a toda índole. Si bien las nuevas generaciones tienen menos prejuicios, a veces son los padres quienes generar bullying”, explica la psicóloga.

“En esta situación el testigo o las amistades son clave, ya que en algún punto son casi chaperones. Es importante formar una comunidad escolar que se vaya desprejuiciando, y que las personas sean capaces de aceptar que un ser distinto, es sicológica y cognitivamente igual a ellos. La idea es tener la capacidad de construir redes, en las que uno se sienta protegido, además de criar jóvenes que sean capaces de protegerse a ellos mismos”, continuó Josefina Cáceres.

Luego entró a la conversación Javiera Astudillo, psicóloga con master en psicología educacional y directora técnica de Kiva, programa finlandés que tiene como misión enseñar y generar el respeto necesario para liberar prejuicios y también el crear consciencia del otro. Tienen valores en los que basan sus acciones: igualdad, respeto, aceptar las diferencias, y la responsabilidad compartida.

“No solo nos enfocamos en la víctima y la victimaria, sino que vemos todo el análisis que hay dentro de los roles dentro de esta dinámica. No solo está el agresor y la víctima, sino también los que ayudan o apoyan al agresor, los que apoyan en silencio y los posibles defensores. El reírte, o poner un like, te hace parte y fomenta el bullying. Kiva quiere ampliar con estrategia el que hayan más defensores generando consciencia de que hay distintos tipos de amistad”, explicó la directora.

“Se reflexiona mucho sobre las emociones que hay detrás de un niño que sufre de violencia y cómo yo me puedo poner en el lugar de él. Hacemos estrategias no solo de apoyar a la víctima sino de cómo aceptar a un posible agresor. No se le carga toda la responsabilidad al niño que tiene que salvar a su compañero, sino que se les enseña a distintas formas o caminos para denunciar la situación”, finalizó Javiera Astudillo.

Andrea Henríquez, presidenta de la fundación Volando en V, programa que incentiva una convivencia escolar positiva, habló de su experiencia como víctima de bullying a los 11 años. “No fui una súper heroína que lo superó de un día para otro y creó una fundación”, dijo.

Según lo que explica, en su colegio fue un tema bastante público, y que lo que más le marcó fue cuando las alumnas de cuarto medio hablaron con su generación y les explicaron en qué consiste el bullying y las consecuencias que esto puede tener. Después de eso las agresoras decidieron pedirle perdón. “Los grandes del colegio son responsable del clima del colegio”, agregó Emmanuel Pacheco.

Finalmente, Francisco Chahuán estudiante de Derecho en la Universidad de Chile y monitor de Espacio Mejor, organización que se dedica a construir y crear agentes de cambio, agregó la importancia de enfrentar los problemas.

“Nuestro rol como fundación tiene que ver con demostrarles que hoy se pueden resolver los problemas, aunque, por cierto, estos nunca se resuelven nunca por sí solos. Si admitimos que los problemas de la sociedad se fundan desde la forma en que funciona la esta misma, podemos empezar a verlo. Las personas que se hacen cargo de sus problemas y que deciden salir de su zona de confort, intervienen en el universo social para transformar los problemas que actualmente existen. Tiene que ser un acto positivo, pero esto no sucede naturalmente”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *