Último conversatorio: Mejores conversaciones

Luego de tres conversatorios en donde se habló de la dopamina que generan los likes, la convivencia escolar en la era digital y la relevancia de los testigos activos, cuatro expertos expusieron sobre cómo lograr mejores conversaciones entre padres e hijos, en lo que fue el cierre de la campaña #NoMásCiberBullying.

Minerva Gebran, coach ontológico y directora de la escuela de coaching, AserSentido se refirió a algunas claves para lograr conversaciones de confianza, al asegurar que “no necesariamente los padres sabemos conversar; eso es algo que tenemos que desarrollar. La etimología de conversar es versar juntos, transformarnos juntos y, si es así, la conversación no puede estar dirigida a presionar respuesta como si fuera un interrogatorio”.

Agregó que “a veces nos ponemos nerviosos y al tener esa conversación con los jóvenes estamos poniendo expectativas altísimas y comenzamos a interrogar y hacemos que no nos respondan con el nivel de reflexión que queremos. También conversamos desde el deber y muchas veces lo que nosotros queremos es decirles qué hacer, pero desde ahí nos vamos a encontrar ninguna apertura”.

En tanto, Rocío Faúndez, Jefa de desarrollo y contenidos de la Fundación Todo Mejora, explicó las emociones de los jóvenes y las expectativas de los padres. “Por un lado los adultos tenemos la idea que a los adolescentes no les importa lo que nosotros pensamos, pero es al revés, es tan grande la importancia que tiene nuestra opinión que, por ejemplo, puede llegar a ser intolerable si es que los adolescentes perciben que las conversaciones que tienen con sus padres son solo retos, o que no cumplen con las expectativas de los padres en términos de rendimiento escolar y de felicidad”, dijo.

La experta insistió en que “nos encontramos con que los adolescentes están ávidos de orientación y de recomendaciones, pero que a la vez quieren un espacio sin juicio, y desde el lado de los padres está la escucha, pero inmediatamente está el juicio. Pareciera que en la adolescencia nos quedáramos como que sus emociones fueran menos auténticas o menos reales. Deberíamos nosotros por exponer nuestra humanidad, en vez de dejar al adolescente que lo haga”.

Por su parte, Fabiola Olate, psicóloga fundadora de la Comunidad Mujeres Influyentes, relató su propia experiencia de maternidad. “Yo creo que tuve que desaprender para aprender a conocer a mis hijos. He tenido que humanizarme frente a mis hijos”, dijo. Agregó que “primero nosotros, los padres, tenemos que resolver nuestros propios conflictos para poder enfrentarnos a un otro. Si le pido al otro que me conozca y yo tampoco sé lo que quiero, menos me voy a enfrentar a un niño o un adolescente y pedirles que respondan como quieran que uno responda. Yo le puedo entregar valores, una vida familiar presente, pero ellos son distintos. Desde esa aceptación he tenido conversaciones mágicas”, continuó Fabiola Olate.

Francisco Bustamante, médico cirujano y psiquiatra, experto en prevención de suicidio de la Universidad de Los Andes, también puso énfasis en las emociones de los jóvenes. “La adolescencia es una etapa en la que pasamos por una turbulencia emocional. Es una época de más riesgo en la que hay que aprender a canalizar las emociones de una forma adecuada. Muchas veces los papás no sabemos contener eso, y probablemente nosotros no tengamos las herramientas para poder hacerlo. Tenemos que partir nosotros a enseñar a cómo manejar las emociones desde la primera infancia, lo cual ya es difícil para nuestra generación, por la forma en que fuimos criados. Tenemos que enseñarle a los apoderados y profesores cómo poder hablar y conversar con los niños y adolescentes”, explicó el doctor.

De esta forma se finalizaron los ciclos de charlas de la campaña #NoMásCiberBullying, liderados por Emanuel Pacheco y Envanyely Zamorano.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *